TULIPAS DEL MIÉRCOLES SANTO

Historia de la luz en el trono del Miércoles Santo

Iluminación del trono

1957. Magna Procesión del Prendimiento. Miércoles Santo


Hasta el siglo XIX el trono portaba ocho candelabros, cuatro en los extremos con nueve tulipas cada uno, y otros cuatro en el centro de los costados, con siete. El cartelaje iba adornado con hojas doradas y prismas colgantes de cristal. La luz era por esa época de vela.

En 1899 según el Eco de Cartagena “El ósculo aparecía alumbrado por noventa y seis luces, repartidas en doce grupos de bombas blancas dispuestas con gran arte” y seguían siendo con luz de cera.

En 1915 llevaba ya la luz eléctrica, la iluminación estaba conseguida por más de doscientas luces “de ambos sistemas”, que formaban “un conjunto agradable y serio” al igual que el pino llevaba pequeñas bombillas de diversos colores, a manera de puntos luminosos que alegraban el conjunto.

El trono desde el 1929 lleva luz eléctrica, destacando por sus “luces amarillas y rojas, discretamente escondidas entre las volutas de la talla dorada de la base del trono” disposición que lleva actualmente, junto con unos sofitos que iluminan todo alrededor del trono.

En 1946 se instalaron nuevas tulipas en el trono, de color blanco, dado que se habían destruido en la Guerra Civil.

En 1957 se fabricó nueva cristalería para el trono, que es la que aún lleva éste, compuesta por unas tulipas de color ámbar que le dan a aquel ese color amarillento tan característico, que recuerda al que ya llevó el trono antes de la Guerra Civil. Estan talladas a mano.

Hace poco se realizó de nuevo un molde de las tulipas actuales y nos lo pidieron los de la Agrupación de la Flagelación para el Domingo de Ramos en su trono de la Unción en Betania estrenándolo en el año 2002, realizadas en los talleres Rascasa de Cartagena. Estan elaboradas en tono caramelo claro con motivos ornamentales compuestos por ramas de palmeras (se puede ver en la última imágen del artículo).


Fuente: El Beso de Judas en la Semana Santa de Cartagena. (2ª edición)
Autor Rafael Ruiz Manteca.

Copyright 2000 Agrupación del Ósculo.