HISTORIA

El paso del Ósculo de Judas

Las primeras referencias aparecen cuando los hermanos Cristóbal Navarro y Antonio Aullón hacen presente al Cabildo de la Ilustre Cofradía de Ntro. Padre Jesús en el paso del Prendimiento (1747) celebrado el 16 de Mayo del 1761, que tienen determinado hacer el Paso del Ósculo de Judas para sacarlo en la procesión del año siguiente, el cual se compondrá de: Cristo Nuestro Señor y Judas abrazado, un San Pedro con la espada en la mano en acción de cortarle la oreja a un sayón que tiene caído a los pies, y otro sayón que esta a espaldas de su Majestad con pica y candela, en postura de prenderle.
Aceptadas las condiciones por la Cofradía, se concretó con el escultor murciano Francisco Salzillo la realización del paso, que estuvo concluido para la procesión de 1762.
Durante el siglo XIX y primeros años del XX, el grupo escultórico no sufrió ninguna variación, pues seguía procesionando el ya descrito y comentado , obra de D. Francisco de Salzillo, desconociéndose cómo iban colocadas las imágenes en el siglo XVIII, pero si sabemos que durante las últimas décadas del siglos XIX iban situados delante Jesús, Judas y un Sayón y en la parte posterior del trono, San Pedro, con el brazo levantado portando una espada, y en el suelo otro Sayón, la disposición de las imágenes era inversa a la utilizada hoy día.
El trono era muy sencillo , consistía en una simple peana donde iban colocadas las imágenes, y los lados ocho candelabros, cuatro en los extremos con nueve tulipas cada uno, y otros cuatro en el centro de los costados, con siete. El cartelaje iba adornado con hojas doradas y prismas colgantes de cristal.
El trono era portado a hombros de portapasos, a los que se les daban las oportunas ordenes de alto y arranque mediante los denominados llamadores de picaporte, que eran "de muy mal gusto y peor efecto". Precisamente el Ósculo fue de los últimos pasos en suprimir tal sistema y sustituirlo por el de timbre, primero mecánico y posteriormente eléctrico.
El 30 de Marzo de 1899 el periódico el Eco de Cartagena especifica que "el Ósculo aparecía alumbrado noventa y seis luces, repartidas en doce grupos de bombas blancas dispuestas con gran arte", luces que seguirían siendo de vela, siendo constatar que la luz eléctrica solo se encendía en determinados puntos de la carrera, previamente avisados, lo que motivaba que el público, ansioso por la novedad que ello suponía, se arremolinara en esos lugares y aguantara grandes plantones con tal de tener un sitio de observación privilegiado.
Pues bien, nos consta que en 1915 el Ósculo lleva ya incorporada la luz eléctrica, pues la iluminación del trono ese año estaba conseguida por más de doscientas luces "de ambos sistemas", de vela y eléctricas que formaban " un conjunto agradable y serio". Debe reseñarse igualmente que en el pino que tradicionalmente portaba el trono, se colocaban en estos primeros años del siglo XX unas pequeñas bombillas de diversos colores, formando puntos luminosos, que alegraban el conjunto.
El Paso del Ósculo conservó siempre, y sigue conservando aún, el puesto que inicialmente se le asignó en la Procesión del Miércoles Santo, esto es, después de la Oración del Huerto y antes del Prendimiento.
Por lo que atañe al tercio del Ósculo, durante el siglo XIX iba vestido con túnicas de color rojo, propias de la Cofradía, Posteriormente en 1922, es cuando se realiza la primera variación del color: túnica blanca, capa blanca y capuz encarnado o grosella.
El año 1929 fue un año importante para el Ósculo, pues la Cofradía, el año anterior, había encargado al granadino Luis de Vicente la construcción del actual trono, aunque desgraciadamente este no pudo ver terminada su obra, ya que falleció en Granada a principios de 1929. No obstante su hijo dió los últimos toques e hizo entrega del trono el 15 de Marzo de ese año.
Por último reseñaremos una anécdota, motivada por la magnitud del trono. Ya en plena procesión (refiriéndonos al año del estreno 1929), el trono pudo pasar por todo el recorrido sin problemas, pero cuando , ya al final, se encontraba en la calle Cuatro Santos, los portapasos observaron que era de todo imposible que el trono girara para acceder a la calle del Aire. Por ello, de prisa y corriendo, hubo que solicitar varios serruchos y en medio de la procesión proceder a cortar los varales, como única manera de que el trono pudiera continuar su procesión. Naturalmente, al año siguiente, 1930, la procesión california varió su recorrido, no pasando ya más por la calle Cuatro Santos, sino bajando por San Antonio el Pobre a la plaza de San Francisco.
El 25 de Julio de 1936 es una fecha de infausto recuerdo en la historia de la Cofradía California, a las 17:10 h de ese día, festividad de Santiago Apóstol, el mismo pueblo que había levantado y sostenido la Cofradóa durante tanto tiempo, asalto sus locales, causando destrozos en las imágenes que arrastraron por las calles y condujeron al Almarja, donde les prendieron fuego.
Por lo que respecta al Ósculo, fueron destruidas las imágenes de Salzillo, con la excepción del sayón caído Malco, que se salvo gracias a que estaba, no en la capilla, sino encima del trono en Villa Pilatos, entonces a las afueras de la ciudad.

Creación de la agrupación

El 14 de Mayo de 1939, una vez terminada la guerra civil, se celebra el primer Cabildo de Mesa al que acudieron los mayordomos supervivientes a la contienda. Dando ello lugar a que las procesiones salieran nuevamente en 1940, aunque el Ósculo no lo hizo hasta 1946. Si bien es a finales de Noviembre de 1939 cuando un grupo de jóvenes californios decide crear la Agrupación del Ósculo o Beso de Judas, estos tuvieron que salir agregados en la procesión en otras agrupaciones, hasta que se incorporaron a ella en el año citado. La no salida de la agrupación en estos años venia motivada por la destrucción del grupo escultórico de Salzillo a consecuencia del asaltó a los locales de la Cofradia el 25 de Julio de 1936. En Cabildo Pleno de Mesa del 12 de Abril de 1944, el hermano Mayor. D. José de la Figuera y Calín, mostró su deseo de completar la procesión del Miércoles con el tercio y trono del Ósculo por lo que a principios del 1944 encomendó la realización de las imágenes del Ósculo a D. Mariano Benlliure y Gil, con quién ya había mantenido conversaciones. Estas llegaron a Cartagena el jueves 28 de Febrero de 1946.
Al tiempo se encargó a Dª Soledad Navarro la confección de un vesutario, cuyos colores fueron elegidos por la Excma. Sra. Marquesa de Fuente Sol, Dª Carmelina López Casal, esposa del Hermano Mayor, y que consistían en capuz y túnica de raso negro y capa y cíngulo de raso color naranja oscuro. La Túnica llevaba en las mangas unos artísticos encajes de bolillo hechos por Dª Julia Botí y las capas, que salieron sin bordar el primer año, fueron bordadas en 1947 por Dª Consuelo Escamez sobre dibujo de D. Pedro Gavilá Rosique. Este ofrecía unas ramas de pasionaria que rodeaban el anagrama de Jesús Hombre Salvador, rematado por una corona real.
También en 1946 es nombrado Presidente del Ósculo D. Antonio Ruiz Garrigós y a propuesta de éste se nombra Camarerea del Trono a Dª Carmelina López Casal. Posteriormente fueron Presidentes de la Agrupación D. Jose Derqui López-Cuervo, nombrado el 26 de Abril de 1955, D. Félix Conesa, nombrado el 18 de Febrerlo de 1960, D. Jacinto Moncada Ochoa, nombrado el 26 de Febrero de 1962, D. Manuel Latorre García, nombrado el 11 de Junio de 1991 y el más reciente nombramiento, D. Ramón Ros Marín, nombrado el 22 de Octubre de 1999.
Merece una especial mención la confección de una túnica para el Cristo, bordada en 1962 por Dª Anita Vivancos, sobre dibujo de Balbino de la Cerra, a fin de que sustituyera a la de 1929. Túnica realizada en terciopelo granate y bordada en oro y pedrería. Además se adquirió una nueva corona para Jesús, que realizó el orfebre D. Vicente Segura Valls.
La designación de Hermano de Honor de la Agrupación al diestro D. Jose Ortega Cano, en octubre de 1985 y al Centro de Buceo de la Armada, en Marzo de 1988 y principalmente la preparación del cincuentenario de la Agrupación, fue el valuarte para la preparación de una serie de proyectos destacables, entre los que podemos citar la creación de un tercio infantil, para el desfile del Domingo de Ramos, que usaría los colores antiguos de negro y naranja, con estandarte bordado por Dª Antonia Sánchez sobre dibujo de D. Balbino de la Cerra, el doraro y pulido del trono, la grabación de una cinta de cassette con marchas de procesión, interpretadas por la banda de música de la Academia General del Aire, la restauración de la corona de Jesús, la elaboración de un libro titulado "El Beso de Judas en la Semana Santa" escrito por el mayordomo de la Agrupación D. Rafael Ruiz Manteca, todo ello al margen de los actos religiosos y sociales propios que tal evento requería.
Si la llegada del cincuentenario de la Agrupación fue motivo, no es menos cierto que el acceso a la Presidencia de D. Manuel Latorre García fue el detonante para la realización de una serie de actuaciones, innovadoras algunas de ellas, sin precedentes en la Semana Santa de Cartagena.
En 1992, gracias a la altruista aportación de insignes artistas de la Comarca, se realiza en el Centro Cultural de Caja Murcia en Cartagena una exposición titulada "Pintores por la Semana Santa".
En este mismo año se aprueba la novedosa creación de un trono para ser llevado a hombros por 55 jóvenes portapasos con edades comprendidas entre los 14 y 18 años, cumpliendo asi el tercio infantil del Domingo de Ramos. El trono, realizado en aluminio, fue recubierto de madera tallada por D. Jose Lorente, en Nonduermas, lleva un grupo escultórico que representa "Los Milagros de Jesús", realizado por el ingeniero de Cartagena, discípulo de Sánchez Lozano, D. Juan José Quirós Illán, y que salió a la calle en la Semana Santa del 1993.
En Marzo de 1994 se Nombra Camarera del Cristo del Ósculo a Dª María Dolores Martínez Lorca.
En septiembre de 1996 se nombra Hermano de Honor de la Agrupación al Centro de Salesianos de Cartagena, al que pertenecen la mayoría de los portapasos del Domingo de Ramos.
 

Copyright 2000 Agrupación del Ósculo.